¿CUÁL ES NUESTRO OBJETIVO?

Buscamos colaborar con la Región de Arica y Parinacota para que las comunidades urbanas y rurales de esta región alcancen el desarrollo sustentable a través del uso de la energía solar. El proceso se basará en:

Creación de soluciones energéticas sobre la base de energía solar, que sean costo-efectivas, replicables y escalables en áreas claves para el desarrollo de las comunidades.

Creación de capacidades de capital humano para un uso efectivo y posibilidad de desarrollo de soluciones de energía solar.

Asegurar la sustentabilidad a partir de soluciones de energía solar efectivas, modelos de negocio, red de soporte, involucramiento de la comunidad y un marco institucional apropiado.


¿POR QUÉ EL NOMBRE “AYLLU”?


Ayllu significa comunidad en las lenguas aimara y quechua. El nombre del proyecto, entonces, se debe a que se basa en el concepto de co-construcción con las comunidades de Arica y Parinacota. Las comunidades tendrán un rol clave en todas las fases de implementación durante los cinco años de duración del proyecto.



¿POR QUÉ ESTA REGIÓN Y NO OTRA?


Dados sus altos niveles de irradiación y a su excepcional claridad, el Desierto de Atacama posee un gran potencial para la producción de electricidad, calor y luz sobre la base de energía solar. Es, además, una zona excepcional para el estudio, desarrollo y ensayo de nuevas tecnologías solares. Esas características constituyen los motivos centrales para que SERC Chile decidiera implementar en la región de Arica y Parinacota este proyecto, llamado Ayllu Solar. La Fundación BHP Billiton es un importante socio en esta iniciativa, pues comparte la visión de SERC Chile de que la energía solar es fundamental para el desarrollo sustentable de la Región de Arica y Parinacota. Su aporte financiero permitirá concretar aspectos clave de esta iniciativa.

Fundación BHP Billiton es una organización sin fines de lucro creada en 2013 para contribuir a que BHP Billiton logre su meta voluntaria de invertir el 1% de sus utilidades antes de impuestos (como promedio de los tres últimos años) en programas comunitarios. Su objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas a través de la inversión en salud, educación y fortalecimiento institucional, en comunidades y regiones donde BHP Billiton opera. La Fundación no acepta propuestas no solicitadas pero trabaja con organizaciones con probada experiencia y capacidad para abordar prioridades claves en materia de desarrollo.

En el 2012 la Universidad de Chile en conjunto con otras cinco destacadas casas de estudios nacionales (Tarapacá, Antofagasta, Federico Santa María, Adolfo Ibáñez y Concepción) y la Fundación Chile, constituyeron uno de los Centros de excelencia en investigación más reconocidos en Latinoamérica, con el financiamiento del Fondo de Financiamiento de Centros de Investigación en Áreas Prioritarias (Fondap) de la comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) que fomenta en Chile la exploración de alto nivel, congregando proyectos en seis áreas, orientadas a la superación de barreras de conocimiento, de modo de cumplir con el objetivo de masificar el uso de la energía solar. El objetivo principal de este programa es desarrollar proyectos relacionados con la innovación y la autosustentabilidad en el marco de oportunidades que ofrece la tecnología solar para nutrir la matriz energética nacional, con el fin de estudiar bajo una perspectiva multi/inter-disciplinaria las diferentes barreras científicas, técnicas y regulatorias que limitan la utilización masiva de esta fuente de energía, con el próposito de impulsar propuestas viables y costo efectivas que impulsen el uso a gran escala de este abundante recurso disponible en el Norte de Chile. SERC Chile será el encargado de ejecutar el proyecto Ayllu Solar, puesto que sus miembros tienen experiencia en proyectos relacionados, lo que garantiza calidad y prestigio al servicio de la investigación científica. Previa experiencia de los miembros de SERC Chile: La Universidad de Chile, en este contexto, tiene la experiencia más importante relacionada con las redes inteligentes relativas a su Centro de Energía, que además de entregar sólidos conocimientos técnicos ha generado retos logísticos y prácticos desde la instalación y mantención de sus productos. También es importante destacar en cada proyecto, la capacitación a la comunidad en el marco de un trabajo en conjunto, donde la Universidad ha desarrollado microredes de varios sitios a lo largo de todo el país que van desde sistemas aislados a mecánismos asociados a la red de emergencia incorporadas a la red central de energía. Proyectos como Huatacondo han demostrado el enfoque más común en los trabajos que tienen como objetivo tener un impacto social en las comunidades pequeñas y ha sido el desarrollo de proyectos específicos y enfocados que por lo general combinan el uso de la tecnología de la plataforma con la limitada ingeniería local, logrando un progreso significattivo asociado a la sustentabilidad del proyecto a largo plazo o la su replicabilidad en otros lugares. La Universidad de Antofagasta posee una cuidadosa ingeniería y monitoreo de una serie de instalaciones fotovoltaicas en largos lugares residenciales, lo que ha realizado en conjunto con empresas extranjeras. Esta Casa de Estudios ha desarrollado una firme comprensión de los factores importantes para obtener un buen rendimiento de los proyectos y su sustentabilidad en las condiciones ambientales del Desierto de Atacama, en el norte de Chile. La Universidad de Tarapacá (UTA) ha desarrollado un cuerpo interno multidisciplinario, el “Centro de Energía Renovable”, que coordina las instalaciones de investigación y de la energía piloto de varios tipos del departamentos de ciencia e ingeniería. A la fecha se ha invertido gran esfuerzo en recursos de mapeo de radiación de las distintas zonas geográficas y climáticas de la Región de Arica y Parinacota, lo que garantizará una previsión precisa de rendimiento para todos los proyectos de energía solar. Además, la UTA también tiene experiencia con el desarrollo de proyectos relacionados con la desalinización del agua y se destaca su experiencia asociada a la estimación del consumo de energía de las comunidades rurales y el desarrollo de aplicaciones de energía solar térmica a pequeña escala. La Fundación Chile (FCH) y su equipo de energía tiene una amplia experiencia en el desarrollo del potencial solar masivo del Desierto de Atacama y patrocina proyectos fotovoltaicos y solares térmicos. Además, desempeñó un papel crucial en el desarrollo temprano de Solar Chile, que recientemente recibió el Premio de Incubación Global del Banco Mundial por su modelo de desarrollo a gran escala de una planta solar sin subvención, implementado en su totalidad en Chile. La experiencia de la formación técnica solar de la FCH proporcionará un modelo ideal para ciertas etapas del proyecto Ayllu, puesto que en los últimos años se ha capacitado a 43 técnicos de instalación de energía solar térmica en cuatro regiones del país – entre ello cursos de instalación de paneles fotovoltaicos, desarrollado e implementado con la UTA y el West Valley College de Estados Unidos.